Según testimonios de sus descendientes  a fines del siglo XIX, la Hacienda Botucal fue testigo de lo que fuera la tempranera inclinación de Don Nieto Mélendez, viajero impenitente por indagar desde sus vertientes iniciales, los sabores y esplendores de bebidas tradicionales. Se vio cautivado por un proceso de elaboración que reposaba en métodos artesanales, que a pesar de repetirse, mostraban en sus productos variadas posibilidades de re.elaboración. La complejidad de ciertas variables del entorno, como son el clima y la humedad del trópico en las tierras venezolanas, fueron otros factores que lo envolvieron de manera fascinante en este proceso.


Don Juancho hizo de la cata de exóticos licores y rones, un arte, en pos de mejores resultados. Famosa fue su reserva de estas bebidas, conocidas en los círculos de amigos, como "Las reservas del embajador", aludiendo en tal nombre, a la condición de bonhomía y clase de su dueño.

Jamaica, que en un tiempo fue referencia obligada para fabricantes y consumidores de ron, muy pronto quedaría tras. De igual manera, las islas antillanas le entregarían, sin saberlo, resonancias de sus secretos, en las técnicas de los destilados y el envejecimiento de los rones.

El trapiche, en su manera tradicional de triturar la caña para extraer su esencia, era para Nieto Meléndez su herramienta y compañero. Observaba su lento andar a la manera de quien avizora nuevos caminos para transitar, imaginando los nuevos sabores que los jugos aportarían al Ron. mucho tiempo después, serian sus sabias y secretas combinaciones de ingredientes, barricas de robe y las mieles, las que brindarían la fortaleza y complejidad que Don Juancho Nieto Meléndez buscaba. EL resultado no deja dudas: un ron "único", mezcla de carácter y cuerpo con la sutileza de los aromas, expresión de la búsqueda y desvelos de quien lo llamaría y daría a conocer en el mundo como su "Ron Diplomático".




Su travesía por la vida demostraría que el tesón puede convertirse en sabor, color y aroma exclusivo, digno de ocupar las mejores mesas del mundo. Su muerte a mediados del siglo pasado, no significo la desaparición de su legado. Este ha sido perfeccionado, siendo Diplomátco Reserva Exclusiva, elaborado en su honor, una de las mejores y más delicadas maneras de hacerle honor a su memoria y de representar un país, VENEZUELA.



2 comentarios

Creador Por: ARTE BAR ESCUELA DE COCTELERÍA & AFINES. Con la tecnología de Blogger.